BLANCA El cortometraje.

Cine/vídeo

Sonnya

16/09/2016
2.000
Mi nombre es Sonnya, tengo 24 años. Estudie cine en la Ecam y dirección de fotografía en el Nic.

Llevo un año trabajando en este guión y ahora es el momento de que cobre de vida.

'Blanca' es la historia de una niña que nace en un poblado de drogadictos a las afueras de Madrid. La niña vive sumergida en su propia imaginación, en un mundo de fantasía en el que la droga es mágica y  puede cumplir todos sus deseos. Su objetivo es aprender a leer y ayudar a sus seres queridos, encaminándose en la aventura de su vida y descubriendo un nuevo mundo por las calles de Madrid.

Empecé la preproducción de este proyecto hace medio año, juntando a un equipo técnico y creativo de estudiantes con muchas ganas de contar esta historia y hasta entonces hemos estado trabajando con mucha ilusión. Desarrollando entre todos los departamentos una visión común para hacer real este film.

Lo único que nos impide contar esta historia es el dinero. A pesar de que contemos con el apoyo de algunas escuelas cinematográficas, las cuales nos proporcionarán el uso de platos,  parte del material de iluminación y equipo técnico de sonido. Necesitamos alquilar el equipo de cámara y reconstruir un poblado, pagar el translado entre localizaciones del material y dar de alta a los actores y al equipo técnico. Con el fin de mover el corto por festivales y conseguir que llegue al mayor número de personas posible.

Para mí y todo el equipo, esta es una gran oportunidad de hacer realidad un sueño y poder contar una gran historia. Ya que el presupuesto es mayor de lo que hemos podido reunir hasta ahora y con una beca de 2.000€ podríamos sacarlo adelante y que nuestra pequeña Blanca cobrará vida en las pantallas.


APORTACIÓN A LA SOCIEDAD

Esta historia nace para concienciar a las personas de lo importante que es cuidar la infancia de los niños. Ya que bajo nuestro mismo cielo a cientos de kilómetros o en la calle de al lado, hay un niño que no ha podido elegir que realidad vivir. Creo que vivimos demasiado rápido y a veces no nos damos cuenta de las tragedias que suceden a nuestro alrededor. Es una forma de hacer un llamamiento por la infancia y tratar de protegerla dentro de nuestras posibilidades.