Proyecto becado con 1.500 €
Proyecto de Exposición sobre Artivismo

Arte

Marta

16/03/2017
1.500

Estimados/as,

Estoy realizando un proyecto con mucha ilusión pero no tengo ningún apoyo externo. Para empezar, os quiero explicar que ser comisaria de exposiciones es mi trabajo soñado ya que acoge todos mis intereses y pasiones, pero como todo en la cultura, este trabajo está bastante infravalorado.

Bien pues, mi idea es un PROYECTO CURATORIAL llamado FEMEN. ACCIÓN, REACCIÓN. El proyecto, en general, trata de dar visibilidad al arte crítico con la sociedad actual y, además, proponer una nueva visión del arte. Es decir, el gran objetivo tras finalizar este proyecto será dar a conocer a activistas y artistas que luchan por el bien de todos, pero que, a pesar de recurrir al arte, no tienen voz en las instituciones artísticas y académicas. Os propongo una reflexión: en el siglo XI, por ejemplo, los picapedreros de las catedrales eran meros ciudadanos que si vieran que hoy los consideramos artistas y pagamos por ver sus marcas se echarían las manos a la cabeza. Con esto quiero decir, el fenómeno del ARTIVISMO en la actualidad debería ser considerado arte y encontrarse en las salas de los museos y las galerías, pero debido a la diversidad de opiniones que hay, se ha creado un debate interminable. Para ello, creo que es la hora de actuar. Para esto estamos los jóvenes emprendedores, para tomar las decisiones que otros no acaban de atreverse.

Entonces pretendo crear una exposición informativa y respetuosa con todos los sectores de la población. Hablamos de un proyecto complejo debido a que se juntan muchos conceptos a modo de ensayo pero, un resumen muy breve podría ser así: Es un proyecto de exposición en el cual veremos los lazos que existen entre el activismo actual y la historia del arte, para ello se mostraran fotografías, vídeos y entrevistas de intervenciones artívísticas junto con obras de la historia del arte muy relacionadas tanto como en la temática como en la estética de estas acciones. Además centraremos el discurso en el artivismo feminista ya que engloba una cultura y una actitud muy importante y necesaria para la sociedad de hoy en día.

A la hora de invertir el dinero de la beca me basaré en las recomendaciones del Instituto de Arte Contemporáneo para el comisariado independiente en España. En primer lugar es necesario un apoyo para la investigación que es la base de este proyecto. La compra de libros, material, movilidad, etc, etc. En general, la investigación es la parte que más inversión económica necesita ya que es una tarea larga y constante en la que se destina mucho tiempo y tener una motivación extra para hacerlo garantiza en gran medida un éxito en el discurso de la exposición. Una vez la investigación acabe, se necesita un fondo importante para el diseño del proyecto. El diseño es lo más importante porque engloba todo el display de la exposición (vinilos, plafones, cartelas, audiovisuales) además de la ayuda de uno o varios diseñadores que por norma tienen que procurar ayuda al comisario. Pero no es sólo eso, también es necesaria la inversión en la difusión del proyecto con flyers y redes. Por otra parte, este proyecto curatorial pretende acoger obras Cindy Sherman, Barbara Kruger, Ana Mendieta y otros artistas, lo cual implica la necesidad de un apoyo económico en el caso que el préstamo lo exija. Por otra parte, también debo tener en cuenta los cursos de formación en comisariado. El comisariado me apasiona pero se trata de un mundo ambicioso para el cual hay que tener una preparación continua. En mi caso, estoy preparada para ejecutar una buena exposición ya que he dirigido mi formación hacia este campo, pero me gustaría destinar una parte de la beca en asistir a cursos de formación y especialización. He echado el ojo a unos cursos que realiza el MACBA sobre Comisariado y Gestión de Exposiciones, pero mi sueño de verdad es poder cursar algo similar en el Reina Sofía, pero los precios de estos cursos suelen tener precios elevados, una inversión difícil (pero que haría encantada) para mi ahora mismo. 

Hasta ahora he estado realizando el proyecto con los materiales que he tenido a mano, pero con este empujón, la investigación avanzará y en verano tengo la meta de concluir toda la parte intelectual para ponerme manos a la obra con todo lo demás. Si todo marcha bien a finales de este año siendo muy positivos o a principios del siguiente, el proyecto se hará realidad.

APORTACIÓN A LA SOCIEDAD

Recuerdo cuando concebí la idea de este proyecto que en las únicas cosas que pensaba eran: la ilusión que me daba visualizar en mi cabeza la exposición y lo mucho que ayudaría tener este tipo de exposiciones – al fin y al cabo espacios públicos difusores de ideas- en la sociedad de hoy en día. Desde mi punto de vista, las instituciones y gran parte de la población estamos apáticos ante las desigualdades e injusticias de nuestro día a día y además en muchas ocasiones no nos informamos ni bien, ni suficiente. Sin embargo, cuando aparece un fenómeno que clarifica algunos problemas sociales, la gente de a pie abre los ojos lo que favorece el progreso y el despertar de algunas mentes. Entonces, veo que es necesario seguir aportando a nuestras vidas este tipo de fenómenos sin importar el tipo. En mi caso, me he lanzado a investigar sobre cómo hacer llegar el mensaje de que todavía hay personas que velan por nosotros y luchan para que tengamos una vida más justa incluso sin que nosotros – ni ellos en muchos casos- sepamos que ellos son artistas a la vez que activistas, es decir, artivistas. Mi proyecto pretende sensibilizar a la población en general, a esos que decidan visitar la exposición y, por otra parte, a la gente trabajadora de la cultura. Me explico, en el primer caso, los visitantes tomaran contacto con el mundo activista, muchas veces asociado a disturbios callejeros y peligrosos. Pero esta parte artística y desenfadada del activismo es muy atrayente para nuestra sociedad y el discurso crítico cada vez atrae a más personas. Entonces, este fenómeno social empezará un debate al mostrarse junto con arte, cosa que removerá las mentes. La otra cara de la moneda, los trabajadores que se encuentran en el otro lado del museo y los expertos en arte, podrán opinar libremente y cuestionar los conceptos expuestos. Todas las opiniones son válidas en los tiempos que corremos y estoy segura que un proyecto así puede tener éxito en el sentido más curioso. Con esto se pretende demostrar que todavía es posible abrir las fronteras del arte y reconectar a la sociedad con él. Sabréis que el arte y la sociedad están sufriendo un divorcio muy triste, pero sé que podemos volver a enamorarnos. Aunque si seguimos consagrando el arte tratándolo como algo inalcanzable o como meros objetos de admiración acabaremos por perder más emociones de las que creemos. Necesitamos el arte en nuestro día a día, necesitamos arte para que nuestros ojos se desintoxiquen y el arte nos necesita también a nosotros. Y por eso, yo estoy intentando colocar un trozo de un escalón de esta escalera tan compleja, pero con nuestro esfuerzo conseguiremos reconducir la relación entre la cultura y la sociedad.